Corazones mi nombre es Ariel y os traigo una galería en donde se me ve ganándome el sueldo a base de bien, soy la señora de la limpieza en una casa muy lujosa y tengo que confesarlo, me fascina la dueña para la que trabajo, es rubia y totalmente bronceada y tengo la fortuna de que ella a puesto sus ojos en mi, una simple chacha de la limpieza.

Así que un día me sorprendió mientras le pasaba el polvo a los muebles de la cocina y acabo ella echándome un polvazo a mi, me acaricio y me comió a besos y después lentamente empezó a acariciarme el coño hasta llegar al clítoris, y con tanta caricia acabe yo por responderselas y no pudimos evitar follar como locas a modo lesbico y lo cierto es que me encanto, ahora soy la mujer mimada de la casa.

404